Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar
  • Textura del suelo
    Suelos francos, sin encharcamiento
  • Min. Temperatura
    Crecimiento a partir de 4°C
  • pH
    Tolera suelos ligeramente ácidos y ligeramente alcalinos; pH ideal: 6.5-7.2
  • Precipitaciones
    Min. 300-400 l/m2
  • Vernalización
    40 días a 0-1 °C
  • Densidad de plantas
    Dependiendo de la fecha y del tipo Múltiples carreras: 250-350 granos/m2 Dos carreras: 300-375 granos/m2
  • Profundidad siembra
    2-4cm
Cebada de Invierno
La cebada se divide en variedades de dos carreras y de múltiples carreras. En zonas muy propensas a las enfermedades, las variedades de cebada híbridas pueden ser ventajosas por sus propiedades. La cebada de invierno prefiere los suelos francos con un suministro de agua adecuado. Debido a la temprana formación de rendimiento en otoño (50 %) y a principios de primavera, también se cultiva en regiones secas, ya que puede aprovechar la humedad del invierno, por ejemplo, mejor que el trigo.
Puntos clave
  • Con paja incorporada: dosis de nitrógeno de 30 kg/ha en otoño mediante NPK
  • Un pH neutro
  • Variedades de dos carreras: primera dosis más intensa
  • Variedades de múltiples carreras: dosis de brote más intensa
Información general
Información general
Demanda de nutrientes
Demanda de nutrientes
Abonado
Abonado
CEBADA DE INVIERNO: UN CULTIVO MUY EXIGENTE
La cebada de invierno debería sembrarse en condiciones agrícolas secas y en suelos sin daños de compactación. Le afecta mucho la acidificación del suelo. Las malas hierbas más importantes germinan todas en otoño, por eso en lacebada de invierno se utiliza herbicida antes de la hibernación.

La siembra se realiza entre el 15 de septiembre y el 10 de octubre. Las variedades de múltiples carreras toleran mejor el cultivo tardío, un menor tamaño de la semilla y las zonas con peores condiciones climáticas.

En el caso de las variedades de dos carreras, se siembran aprox. 320-350 granos germinables/m² en torno al 25 de septiembre para conseguir densidades de cosecha de 700-850 espigas/m². En las variedades de dos carreras, menos de 300 granos/m² provocan una reducción del rendimiento. En el caso de las variedades de múltiples carreras, basta con densidades de cosecha de 450-600 espigas/m², por lo que pueden sembrarse con 280-320 granos/m². Las variedades de múltiples carreras compensan el rendimiento incluso mediante la espiga única. Un desarrollo abundante en otoño se consigue con las cantidades adecuadas del nitrógeno disponible.
La cebada de invierno necesita nutrientes desde otoño
La cebada de invierno es el cereal con mayor tasa de absorción de nutrientes (unos 30 kg deN) en otoño. Las medidas de labranza más intensivas (arados, cultivadoras) o cultivos previos como la soja u otros cultivos de hoja aportarán suficiente nitrógeno. Si no se dispone de estas condiciones o hay paja sin descomponer en el suelo (por ejemplo, de maíz), una absorción de nitrógeno de 30 kg/ha ha demostrado ser efectiva en otoño (a ser posible mediante NPK). El uso de estiércol es especialmente adecuado antes del cultivo y/o a principios de primavera. La cebada de invierno es muy sensible a la carencia de calcio. Sobre todo en las zonas con un valor bajo de pH, es ideal preparar el suelo con cal, incorporada en el momento de la siembra. Lo ideal es cubrir las necesidades de potasio y fósforo de la cebada de invierno con abonos NPK o PK en otoño, o con un abono complejo con elevado contenido de nitrógeno en la fase inicial de la vegetación. La cantidad se basa en las cantidades extraídas.
Cantidades de extracción de la cebada de invierno

Elemento

Absorción

Unidad/ Tn. De producción

Extracción

Unidad/ Tn. De producción

Sensibilidad a la deficiencia

N

18

15

Muy sensible

P2O5

7

6.5

Muy sensible

K2O

12

5.5

Sensible

MgO

1.6

1.3

Sensible

SO3

3.5

2.9

Sensible

TE

As needed up to 500 g/ha manganese (Mn)

La tabla muestra la absorción y extracción por tonelada de rendimiento de granos de cebada de invierno. La cebada de invierno necesita sobre todo nitrógeno, fósforo y potasa. Ejemplo: Una producción de cebada de invierno de 8 t/ha absorbe 144 kg de N/ha. Si se absorbe una determinada cantidad de reserva de nitrógeno del suelo (por ejemplo, 30 kg de N/ha), el abono todavía aportará 110 kg de N/ha. A través de las cantidades recolectadas se eliminarían 120 kg de N/ha del campo.
El nitrógeno se administra a la cebada de invierno mediante dos, aunque normalmente tres, dosis en primavera para garantizar el aporte previsto y basado en las necesidades y evitar las pérdidas de nitrógeno o de rendimiento. En algunos lugares, se requiera un abonado de otoño.

La cebada de invierno forma el rendimiento mediante un abundante ahijamiento en otoño. Este es muy importante en las variedades de dos carreras. Hasta el 50 % de la producción posterior de grano depende de ello. La cebada de múltiples carreras puede compensar la espiga única con mucha más producción.

Parámetros de rendimiento de la cebada de invierno:
• Espigas/m²
• Granos/espiga
• Peso del grano (peso de mil granos)

Primera aplicación en primavera

Segunda aplicación en primavera

Tercera aplicación en primavera

Primera aplicación en primavera

Primera dosis en primavera al principio del ciclo vegetativo La primera dosis de primavera es normalmente la etapa de abonado más importante, y debe administrarse lo antes posible en primavera para conseguir pleno rendimiento. En términos de cantidad, lo apropiado aquí son 50-80 kg de N/ha. En el caso de las variedades de dos carreras, esta dosis es más importante que en las variedades de múltiples carreras, para aumentar al máximo la densidad del cultivo y el número de tallos con espigas (tipo de densidad de la planta). Las cosechas más flojas deben reforzarse con el abonado apropiado. Solo las cosechas superiores a la media, derivadas de un buen cultivo previo de metabolismo rápido en primavera o en las variedades de múltiples carreras, justifican un abonado tardío o en menor cantidad. En el caso de las variedades de cebada cervecera, hay que prestar especial atención a esta dosis, que además es más grande (70-90 kg de N/ha).

Segunda aplicación en primavera

Dosis al principio de la aparición de brotes hasta 1 nudo La segunda dosis (40-60 kg de N/ha) se mide en función de la primera dosis. Es superior en las variedades de múltiples carreras, ya que contribuye considerablemente al rendimiento mediante el desarrollo de cada espiga (tipo de espiga de compensación o única). El abonado se realiza aprox. cuatro semanas después de la primera aplicación de primavera, al inicio del crecimiento longitudinal (inicio de los días largos a finales de marzo) en EC 30-31 (aparición de brotes). En el caso de las variedades de cebada cervecera, esta dosis se reduce de manera que el contenido de proteínas no sea innecesariamente alto al final.

Tercera aplicación en primavera

Dosis en la etapa de hoja bandera Para mejorar el llenado del grano y aumentar la síntesis de proteínas, para variedades de seis carreras una dosis adicional de 30-40kg N puede ser interesante. En el caso de variedades malteras, esta aplicación no debe de considerarse. Pondría en peligro la capacidad de producción de cerveza debido al alto contenido de proteína.