Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar
  • Textura del suelo
    Suelo arcilloso húmico y rico en nutrientes, sin encharcamiento
  • Min. Temperatura
    Pérdidas de rendimiento por heladas tardías, principalmente en la floración
  • pH
    pH ideal: 5,5-6,5
  • Precipitaciones
    Mín. 400-500l/m2, para asegurar y aumentar el rendimiento regar con frecuencia
  • Vernalización
    -
  • Densidad de plantas
    En función de la forma, de la variedad y del suministro de agua: Para tallo bajo: Distancia entre hileras de 3,5-4,5 m Distancia en la hilera de 1,8-3,0 m
  • Profundidad siembra
    -
Pera
El cultivo de peras comercial ha cambiado considerablemente desde los años 1970. A diferencia de las grandes copas, los tallos largos y, por tanto, los árboles de cultivo intensivo que predominaban hasta esa fecha, el cultivo comercial de hoy en día solo opta por el tallo corto. Como consecuencia, actualmente hay 10 o 20 veces más árboles en la misma área. La altura de la planta es limitada, de manera que todo el trabajo puede hacerse a mano y sin escalera. Actualmente, solo entre 10 y 20 variedades tienen importancia económica; el cultivo es menos intensivo en comparación con la manzana.
Puntos clave
  • Cambio del tallo largo al tallo corto desde los años 1970
  • Valor del pH de 5.5--6.5
  • Abonado del suelo, abonado foliar, admite fertirrigación
  • Abonado de CaO importante
Información general
Información general
Demanda de nutrientes
Demanda de nutrientes
Abonado
Abonado
PERAS: TANTO PARA CONSUMO COMO PARA INDUSTRIA
Las peras suelen cultivarse en cultivos comerciales concentrados en regiones con suelos bien drenados y ricos en humus, preferentemente en aquellas zonas donde no suele haber heladas tardías. Los lugares soleados son ideales, pero el calor y sobre todo la sequía tienen un efecto negativo en la formación y la calidad del fruto.

Prácticamente todas las plantaciones de cultivo comercial se han creado con árboles de tallo corto. La forma de la planta (tallo largo, mediano o corto) la determina el patrón. También hay diferentes tipos de patrones. Los llamados injertos se injertan en el patrón. Además de para facilitar el trabajo, otra razón por la que los árboles de tallo largo han desaparecido del cultivo, es porque los árboles con un patrón fuerte y de crecimiento rápido (tallo largo) empiezan a tener rendimiento más tarde.
Las peras necesitan mucho calcio
El aporte adecuado de calcio (Ca) a los árboles es fundamental para la producción de peras que pueden ser almacenadas. Aunque solo se conservan unos 3 kg de Ca por hectárea y cosecha en la pulpa, sobre todo en las paredes celulares de los frutos, una menor cantidad de calcio hace que las paredes celulares sean inestables y provoca problemas fisiológicos. Se recomienda realizar el abonado básico con P, K, Mg, Ca y B durante el periodo de reposo vegetativo (noviembre–abril), cuando no haya nieve, ni hielo y el suelo no esté muy empapado. También se recomienda la aplicación de materia orgánica al principio de la campaña (marzo–abril). La cantidad se basa en las cantidades extraídas.
Cantidades de extracción de las peras

Elemento

Absorción

Unidad/ Tn. De producción

Extracción

Unidad/ Tn. De producción

Sensibilidad a la deficiencia

N

1.8

0.8

Muy sensible

P2O5

0.8

0.3

Sensible

K2O

2.9

1.8

Muy sensible

CaO

4.9

0.1

Muy sensible

MgO

0.8

0.2

Sensible

TE

Boron (B) if required

Micronutrientes Boro (B) si es necesario. La tabla muestra la absorción y la extracción por tonelada de producción de peras. De acuerdo con esto, las peras necesitan principalmente nitrógeno, potasa y calcio. Ejemplo: Una producción de peras de 50 t/ha absorbe 90 kg de N/ha. Si se absorbe una determinada cantidad de retorno de nitrógeno del suelo (por ejemplo, 30 kg de N/ha), entonces habrá que añadir otros 60 kg de N/ha a través del abono. A través de las cantidades recolectadas se eliminarían 40 kg de N/ha del campo.
Las necesidades nutricionales de los manzanos pueden cubrirse con 4 tipos de abonado:
1. Abonado de cobertera
Aplicación de abonos granulados con abonadora. La gran ventaja de esta técnica de aplicación es el importante rendimiento por hectárea y que la tecnología disponible es universal.

2. Abonado en las cubiertas vegetales
El más apropiado para el abonado de nitrógeno en forma líquida. El abono líquido se disuelve en el depósito y puede aplicarse con el equipo herbicida. Los nutrientes llegan mejor a la planta con este tipo de aplicación.

3. Fertirrigación
La fertirrigación consiste en añadir abono al agua de riego con un equipo adecuado. La fertirrigación tiene la ventaja de que los nutrientes se aplican de manera constante y precisa, llegando cerca de la zona de la raíz. La instalación cada vez más frecuente de riego por goteo en las huertas de árboles frutales también ha aumentado la importancia de la fertirrigación.

4. Abonado foliar
Orientado a las flores y a los frutos jóvenes, la necesidad de nutrientes puede ser mayor que la posible absorción a través de las raíces. Las hojas también pueden absorber una parte de los nutrientes. Las aplicaciones foliares están indicadas para compensar las deficiencias graves lo antes posible. Las raíces no pueden absorber todos los nutrientes necesarios en la proporción deseada (con condiciones del suelo o condiciones climáticas especiales). En ese momento, es útil realizar una o más aplicaciones con abonos foliares. Los nutrientes que les faltan a las hojas también pueden absorberse a través del suelo.

Abonado de nitrógeno

Abonado de calcio

Magnesio

Abonado de nitrógeno

El abonado de nitrógeno se realiza en 2-3 dosis después del inicio del crecimiento de la vegetación, poco antes de la floración, y hasta mediados/finales de junio. Los árboles absorben su nitrógeno principalmente en forma de nitrato. El nitrógeno en forma de nitrato (anión) puede fomentar la absorción de cationes como el calcio (Ca++), el magnesio (Mg++) y el potasio (K+). Las dosis de nitrógeno pueden aplicarse de manera específica en las cubiertas vegetales de los árboles, y solo de manera ocasional en las sendas. Las cubiertas vegetales de los árboles reducen el riesgo de lixiviación de nutrientes. Cuando se utiliza la cubierta vegetal hay que tener en cuenta que el abono de N no debería tener una concentración superior al doble; con P, K y Mg, la cantidad total puede concentrarse en la cubierta. El abonado de nitrógeno es muy recomendable en forma líquida (con equipo herbicida o por riego). En las plantas nuevas, el abonado se realiza en función de la estructura del árbol. Las cantidades de dosis medias y totales en plantas que están en producción tienen lugar durante la fase de desarrollo hasta el cuarto año después de la plantación.

Abonado de calcio

Se realiza como complemento al abonado básico, para problemas fisiológicos como las manchas amargas, el oscurecimiento de la pulpa, el ablandamiento de la pulpa, etc., con calcio como cloruro, óxido o quelato. A menudo, uno o dos tratamientos entre 5 y 3 semanas antes de la cosecha es suficiente. En caso de variedades propensas o con baja fructificación, serán necesarios 4-6 tratamientos aproximadamente cada 10 días. El calcio es importante para el fortalecimiento y crecimiento de la pared celular, por lo que para una buena calidad de conservación se necesita un aporte adecuado de calcio.

Magnesio

En función del crecimiento y del comportamiento del rendimiento, la extracción anual de los perales asciende a aproximadamente 30kg MgO/ha. 2/3 de los nutrientes absorbidos se localizan en las hojas, pero en gran parte permanecen en el ciclo de los nutrientes. Una forma favorable de abonado del suelo con magnesio consiste en utilizar piedra caliza rica en Mg durante una aplicación de cal de mantenimiento. Los perales pertenecen a los cultivos que presentan una sensibilidad moderada al cloruro; se recomienda el abonado con abonos NPK a base de potasa con bajo contenido de cloruro o sin cloruro.