Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar
  • Textura del suelo
    Suelos francos, sin encharcamiento.
  • Min. Temperatura
    Crecimiento a partir de una temperatura del suelo de 8 °C
  • pH
    Tolera suelos ligeramente ácidos y ligeramente alcalinos; pH ideal: 7.0
  • Precipitaciones
    min. 250l/m2
  • Vernalización
    -
  • Densidad de plantas
    Dependiendo de la fecha y de la variedad 6-7 granos/m²
  • Profundidad siembra
    2-3 cm
Girasol
Los girasoles prefieren los suelos medios arcillosos con un contenido de nutrientes adecuado y capacidad de retención de agua. También soportan bien los suelos arenosos con buen contenido de arcilla, y suelos más ligeros de loess y grava si las precipitaciones son abundantes. Su raíz columnar puede llegar a varios metros de profundidad y explotar los nutrientes y las reservas de agua allí. No obstante, después del cultivo de los girasoles, estas reservas suelen agotarse. Los girasoles prefieren un clima similar al del maíz y la vid, y necesitan esas sumas de calor y condiciones climáticas para poder madurar en otoño. Con las variedades de maduración temprana, muchos terrenos agrícolas están empezando ahora a explotarse fuera de las regiones vinícolas. Uno de los factores importantes para esto es que el clima debe tener la menor niebla posible en otoño. La madurez del maíz de grano con números de maduración entorno a FAO 250-270 puede servir de referencia.
Puntos clave
  • Abonado de nitrógeno en una dosis
  • Garantizar un aporte de fósforo suficiente
  • 30kg S/ha (75kg SO3/ha)
  • Tener en cuenta la sensibilidad al cloruro
  • suministro adecuado de boro en la etapa de siembra
Información general
Información general
Demanda de nutrientes
Demanda de nutrientes
Abonado
Abonado
-
En la agricultura, los girasoles se cultivan como variedades estriadas para alpiste y para ser descascaradas, y como variedades de semilla negra para el aceite. El cultivo se realiza mediante la siembra de un solo grano con una distancia de 70 cm entre cada hilera. 6-7 granos/m² forman una plantación completa. De momento, se utilizan casi exclusivamente variedades híbridas.
En los girasoles, hay que prestar mucha atención en la emergencia, la fertilización y la cosecha, aunque el cultivo es fácil y requiere pocos cuidados. Salvo por las fumigaciones de las semillas y los herbicidas, la planta requiere poca protección. En las situaciones de infección, las infecciones micóticas se evitan con fungicidas. Al principio casi siempre se suministran granulados contra caracoles. Cabe mencionar otro factor perjudicial, como el hecho de que sea alimento para las liebres durante el desarrollo joven tardío y alimento para los pájaros cuando los cálices están casi maduros.
Los girasoles necesitan nutrientes
Los girasoles, como todos los cultivos oleaginosos, necesitan un buen abonado de fósforo además del aporte de nitrógeno. Tampoco hay que perder de vista al potasio y al azufre. El fósforo no solo es importante para el crecimiento, también se incorpora a los granos y desempeña un papel importante en el metabolismo energético y la producción de aceite. El girasol necesita potasio para el suministro de agua y la asimilación en el grano. No obstante, la mayor parte del nutriente se queda en la paja y, como consecuencia, en el campo para el siguiente cultivo. Si el potasio solo se aplica con las cantidades de extracción y la aplicación se ha realizado en otoño, es posible utilizar abono con cloruro. Cantidades de abono por encima de los nivels de extracción y con dosis en primavera, es definitivamente preferible utilizar abonos en forma de sulfato de potasa, ya que las elevadas cantidades de cloruro afectan de manera negativa al contenido de aceite de los granos. El abonado con fórmulas NPK basadas en sulfato potásico cubre al mismo tiempo las necesidades de azufre de 30-40 kg de S/ha (75-100 kg SO3). Los girasoles necesitan suficiente boro antes de la etapa de desarrollo juvenil. Además de los abonos complejos que contienen boro, también se pueden utilizar abonos foliares con boro.
Cantidades de extracción de los girasoles

Elemento

Absorción

Unidad/ Tn. De producción

Extracción

Unidad/ Tn. De producción

Sensibilidad a la deficiencia

N

45

24

Muy sensible

P2O5

16

12

Sensible

K2O

16

10.5

Muy sensible

TE

Boron: Soil fertilization 1.2kg/ha Boron: Foliar fertilization 300-500g/ha

La tabla muestra la absorción y extracción por tonelada de producción de granos de girasol. Los girasoles necesitan sobre todo nitrógeno, fósforo y potasio. Sin embargo, el azufre, el magnesio y el boro también deben estar presentes en cantidades apropiadas. Ejemplo: Una producción de granos de girasol de 3 t/ha absorbe 135 kg de N/ha. Si se absorbe una determinada cantidad de retorno de nitrógeno del suelo (por ejemplo, 70 kg de N/ha), entonces habrá que añadir otros 65 kg de N/ha a través del abono. A través de las cantidades recolectadas se eliminarían 72 kg de N/ha del campo.

Abonado de los girasoles
Los girasoles necesitan concentrar nutrientes hasta la formación de las yemas. Después, la mayoría de los nutrientes solo son redistribuidos en la propia planta o se utilizan para la absorción de agua (potasio).

Abonado completo antes de las 14 hojas
La carga de nitrógeno en el abonado de los girasoles se aplica normalmente con una sola dosis en el momento de la siembra o el periodo vegetativo, antes de las 14 hojas. La mayor cantidad de nutrientes debe suministrarse en la primera fase de crecimiento, por lo que no es importante dividir las dosis. Los abonos de fósforo y potasa también se aplican directamente en el cultivo a través de abonos NPK que contengan azufre, antes del otoño o a principios de primavera.
Se recomienda que la preparación del suelo con cal se realice en otoño o a principios de primavera.

No hay que exceder la cantidad de 1500 kg de CaO/ha, mejor como carbonato de cal, para que el boro no se fije.
Parámetros de rendimiento de los girasoles:
• Número de plantas/m²
• Número de granos en el cáliz
• Peso de mil granos

La formación de rendimiento se consigue mediante una distribución óptima de aprox. 6-7 plantas por m² y un tallo y una masa foliar fuertes, aunque estables y saludables. Para ello suele bastar con un aporte de nitrógeno de 50-65 kg de N/ha; también para el almacenamiento y para prevenir la vulnerabilidad ante las enfermedades micóticas. Su abundante sistema radicular puede absorber muchos nutrientes, sobre todo en los suelos ricos en humus.

Una aplicación en primavera

Una aplicación en primavera

Una sola dosis con el total de nutrientes necesarios El girasol necesita sus nutrientes concentrados al principio de su crecimiento. El abonado de sementera es común, pero un aporte de nitrógeno en la vegetación antes de la etapa de 14 hojas es mejor por estar más sincronizado con el periodo de máxima necesidad del cultivo. La cantidad total de nutrientes necesaria puede administrarse en una dosis. El nitrógeno se abona de manera modesta en comparación con la tasa de extracción, para evitar los efectos que se describen arriba. Los abonos de nitrato potásico, los abonos de nitrógeno y fósforo o los abonos NPK o de potasa con bajo contenido de cloruro son especialmente adecuados. En los girasoles, como planta oleaginosa, hay que prestar especial atención al aporte de boro.