Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar
  • Textura del suelo
    Suelos francos, sin encharcamiento
  • Min. Temperatura
    Crecimiento a partir de 4°C
  • pH
    Tolera suelos ligeramente ácidos y ligeramente alcalinos; pH ideal: 7.0
  • Precipitaciones
    Mín. 500-600 l/m2
  • Vernalización
    30-60 días a 3-5 °C
  • Densidad de plantas
    Dependiendo de la fecha y de la variedad 40-60 granos/m²
  • Profundidad siembra
    2-3cm
Colza de Invierno
La colza , como el trigo, prefiere los suelos medios y con un valor de pH del suelo lo más neutro posible. Debido a su fuerte raíz columnar, es adecuada para muchas regiones, incluso para aquellas con suelos más secos y ligeros. La colza necesita entre 500 y 600 mm de precipitación y una temperatura acumulada de 2600 °C para dar un rendimiento óptimo. Un aporte suficiente de potasio en otoño mejora la resistencia a las heladas.
Puntos clave
  • Mayor demanda de potasa que el cereal
  • Requiere un buen aporte de cal
  • 30-40 kg S/ha (75-100 kg de SO3) para la primera dosis en primavera
  • No olvidar el abonado de boro
Información general
Información general
Demanda de nutrientes
Demanda de nutrientes
Abonado
Abonado
COLZA DE INVIERNO: BUEN RENDIMIENTO Y CULTIVO PRECEDENTE IDEAL

Uno de los factores más importantes para el éxito de la cosecha de la colza es que su siembra sea óptima. Un buen semillero, teniendo en cuenta la densidad de siembra ideal (40-60 granos/m²) en función de la variedad y de la fecha de siembra y la fecha de cultivo correcta (del 15 de agosto al 10 de septiembre) son la base para un inicio del crecimiento satisfactorio. Las variedades híbridas suelen sembrarse más tarde y en menor densidad (40 granos/m²).


Para conseguir un rendimiento óptimo, influyen muchos factores. La rotación de cultivos, la densidad de siembra, la capacidad de enraizamiento del suelo (a la colza le perjudican especialmente los suelos compactados y las capas resbaladizas) y la distribución óptima de nutrientes y precipitación son igual importantes. Para conseguir un alto rendimiento, en el cultivo de la colza es muy importante la protección de la planta.

El aporte de nutrientes óptimo en la colza
Debido al largo periodo vegetativo y a la enorme formación de masa, la colza absorbe grandes cantidades de nutrientes que deben suministrarse a través del suelo y del abono. Los requisitos de nutrientes para el crecimiento son notablemente superiores a la extracción de la cosecha. Para un rendimiento elevado, no suele bastar con el retorno de nitrógeno del suelo en otoño; el abonado de otoño ayuda a la formación de plantas con rendimiento. Si se utiliza estiércol, debe hacerse antes del cultivo. El uso de abonos minerales de rápida disolución se recomienda a partir de la etapa de 4 hojas. Dejar que "pase hambre" al principio del crecimiento contribuye al entrenamiento de la importante raíz columnar de la colza. El aporte correcto de fósforo es importante para obtener una formación de almidón adecuada. Con valores de pH más bajos y temperaturas bajas en primavera, las carencias empiezan a apreciarse rápidamente en la coloración violeta de las hojas si hay compactación en el suelo y encharcamiento. Un nutriente fundamental para la colza es el azufre. 1 kg S/ha (2,5 kg de SO3/ha) influye en la conversión de 10 kg de nitrógeno. Su carencia suele provocar infecciones graves por plagas que se alimentan de los compuestos proteicos, entonces incompletos. Un abono NPK con azufre en otoño y un abono N+S en primavera garantizan el aporte. La colza requiere cal y necesita entre cinco y ocho veces más cal que un cereal. La cal viva (con bajo pH) o la mezcla de cal (con un pH ligeramente ácido) han demostrado ser apropiadas para este cultivo. Los abonos de cal que contienen azufre (por ejemplo, yeso o carbonato de cal con azufre) también serían adecuados en primavera. Para determinar las cantidades de nutrientes necesarias se utilizan las cantidades de extracción.
Cantidades de extracción de la colza de invierno

Elemento

Absorción

Unidad/ Tn. De producción

Extracción

Unidad/ Tn. De producción

Sensibilidad a la deficiencia

N

70

43

Muy sensible

P2O5

14.6

12.5

Sensible

K2O

25.1

8.5

Muy sensible

MgO

4.3

3.5

Sensible

SO3

18

7.1

Muy sensible

TE

500-1000g/ha boron (B), splitted and combined with pesticides in autumn and spring; 15-25g/ha molybdenum (Mo)

La tabla muestra la absorción y la extracción por tonelada de producción de grano de colza. De acuerdo con esto, la colza necesita principalmente nitrógeno, potasio y azufre. El fósforo y el magnesio también deben estar presentes en las cantidades apropiadas. Ejemplo: Una producción de colza de 4 t/ha absorbe un total de 280 kg de N/ha. Si se absorbe una determinada cantidad de retorno de nitrógeno del suelo (por ejemplo, 80 kg de N/ha), entonces habrá que añadir 200 kg de N/ha a través del abono. Del campo se extraería un rendimiento de la cosecha de 172 kg de N/ha .
La estrategia de abonado correcta para la colza de invierno
La colza necesita sus nutrientes por fases. De ahí que lo más práctico sea aplicar la dosis en tres fechas.

La colza produce su rendimiento a partir de plantas individuales con raíces fuertes, un crecimiento adecuado en otoño, aunque no muy abundante (> 1 cm de diámetro del cuello de la raíz y 8-12 hojas), un crecimiento ininterrumpido y abundante en primavera entre los brotes y el inicio de la floración y un aporte de nutrientes equilibrado, así como suministro de agua desde el inicio de la floración hasta el final de la maduración.

Parámetros de rendimiento de la colza
• Número de plantas/m²
• Número de vainas/planta
• Número de semillas/vaina
• Peso de la semilla (peso de mil granos)

Pequeñas cantidades o nada
En otoño, la necesidad de nitrógeno de la colza es baja y los aportes del suelo suelen ser suficientes, por lo que no se necesita abonado de nitrógeno salvo en un caso: si los restos de la cosecha del cultivo precedente ya se han descompuesto, el suelo no puede suministrar suficiente nitrógeno, o en caso de que haya un elevado riesgo de plagas se puede aplicar un abono NP o NPK para impulsar el crecimiento más rápido de la colza y hacer que sea más resistente a los bioagresores.  (Consultar la legislación local). Todos los parámetros de rendimiento (flores en los brotes laterales) ya se han creado en otoño. En el mejor caso, la planta consta de 8 a 12 hojas antes del periodo de latencia y tiene una raíz columnar fuerte (> 1 cm de diámetro del cuello de la raíz) desarrollada como órgano regenerativo para iniciar el crecimiento lo antes posible en primavera. La buena resistencia al invierno también se puede garantizar con un aporte suficiente de potasio.  La aplicación excesiva de estiércol líquido o de un abono mineral inapropiado hará que la cosecha crezca en exceso y, como consecuencia, que la vegetación sea muy alta y menos resistente al invierno.

Abonado de primavera
La estrategia de división en dosis de primavera depende de la dosis total de nitrógeno que se va a aplicar en función de la biomasa de la colza (medida con el N-Pilot® al principio y al final del invierno), del potencial de rendimiento del terreno, del tipo de suelo, del aporte de productos orgánicos y de los cultivos anteriores.

Primera aplicación

Segunda aplicación

Tercera aplicación

Primera aplicación

Abonado en primavera al inicio del crecimiento de la vegetación La primera dosis al inicio del crecimiento de la vegetación se utiliza para la regeneración de la roseta de hojas y ayuda a las plantas que ya tienen hojas y flores en el cono de vegetación. Además de la formación de yemas de flores en los brotes laterales, ayuda al crecimiento longitudinal del brote principal y a la posterior ramificación de las plantas. Las cosechas con poco desarrollo y menos de 6 hojas requieren un abonado adicional, mientras que las plantas que se desarrollan con fuerza ya han tomado más nutrientes en otoño y, por lo tanto, están ligeramente abonadas o sin abonar. Como primera aplicación se recomienda NPK con azufre o un abono de nitrógeno con azufre para garantizar un buen inicio de crecimiento de la vegetación, con fósforo y potasio adaptados según COMIFER. En el caso del S, normalmente se recomiendan 75 unidades/ha (187,5 unidades de SO3). Las explotaciones de 30 plantas/m², que tengan 12 hojas y un diámetro del cuello de la raíz de 15 mm, han absorbido ya 100-130 kg de N/ha, mientras que las plantas con 8 hojas y 10 mm de grosor del cuello de la raíz han absorbido aprox. 40-50 kg de N/ha con la misma densidad de plantas.

Segunda aplicación

Dosis al inicio del crecimiento longitudinal Al inicio del crecimiento longitudinal se puede realizar un segundo abonado de primavera. Este promueve el crecimiento de los brotes laterales a lo largo. Garantiza el aporte de nitrógeno a la flor y la posterior fructificación, de manera que consigue una mayor cantidad de vainas y granos. Hasta la floración, la cosecha de colza absorbe aprox. el 75 % del nitrógeno total. Como no se espera un retorno apreciable por las temperaturas todavía bajas del suelo, la segunda dosis debería aplicarse en el brote principal antes de que aparezcan las yemas de las flores. Las plantas tienen entonces una altura de 15-25 cm. La cantidad de abonado de nitrógeno depende de la cantidad administrada previamente. Un aporte suficiente de potasio también es muy importante aquí, ya que las plantas absorben hasta 7 kg/ha de potasio a diario.

Tercera aplicación

Hasta 3 aplicaciones con elevada necesidad de nitrógeno. En caso de un elevado aporte de nitrógeno o de una primera aplicación durante el alargamiento del tallo, la última aplicación de nitrógeno se puede realizar hasta la etapa de las yemas de flor separadas.