Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar
  • Textura del suelo
    Suelos francos, sin encharcamiento, cultivo de secano
  • Min. Temperatura
    6 °C
  • pH
    Tolera suelos entre ligeramente ácidos y ligeramente alcalinos, pH ideal: 7.0
  • Precipitaciones
    240mm
  • Vernalización
    -
  • Densidad de plantas
    Dependiendo de la fecha y de la variedad 300-400 semillas/m²
  • Profundidad siembra
    2-4 cm
Cebada de Primavera
La cebada de primavera prefiere suelos francos arcillosos sin daño estructural y con un aporte adecuado de nutrientes y agua en primavera. En suelos más ligeros, hay que garantizar un aporte de nutrientes adecuado y riegos frecuentes. Sin embargo, la cebada de primavera es eficiente con poca agua y, como tal, puede producir un rendimiento adecuado incluso en áreas de cultivo secas. De hecho se suelen demandar métodos de cultivo basados en el ahorro de agua y variedades adaptadas. Dado que es una planta de día neutro, el tiempo de cultivo de la cebada es totalmente insignificante para su crecimiento. Gracias a su corto periodo vegetativo y necesidad relativamente baja de calor (1200 °C de temperatura acumulada) para la maduración, su cultivo también puede considerarse en regiones agrícolas elevadas y subóptimas. La cebada de primavera logra su mejor rendimiento en suelos buenos con una reacción del terreno neutral. La acidificación y la carencia de cal en el suelo, así como las condiciones de cultivo húmedas, reducirán el rendimiento.
Puntos clave
  • Abono de la cebada cervecera en una dosis de NPK
  • División de las dosis de nitrógeno en la producción de cebada forrajera y cuando hay elevadas expectativas de rendimiento
  • Garantizar el aporte de fósforo en la fase de ahijamiento
  • El aporte de cal es crucial en los suelos con pH bajo
Información general
Información general
Demanda de nutrientes
Demanda de nutrientes
Abonado
Abonado
-
Cuando se habla de cebada de primavera, hay que distinguir entre cebada forrajera y cebada cervecera. Sus necesidades de nutrientes son diferentes y, por tanto, el abonado de la cebada también difiere. Mientras que en la cebada forrajera importa que los granos estén enteros y tengan un alto contenido de proteínas, la cebada que se utiliza para elaborar cerveza requiere el menor contenido de proteínas posible y muy buena capacidad de germinación para el proceso de malteado. En función de la intensidad del abonado, el comportamiento de las variedades se debería de garantizar. Las medidas de protección fitosanitarias adecuadas son fundamentales para obtener altos rendimientos.
Requisitos nutricionales
El uso de abono de nitrógeno en la cebada es de vital importancia. La cebada de primavera necesita un aporte de nitrógeno apropiado para su desarrollo vegetativo. Debido al desarrollo especialmente rápido en primavera, comparado con los cereales de invierno, todos los nutrientes necesarios deben estar disponibles en un breve periodo de tiempo. Nutrientes de disolución rápida de los abonos complejos, así como la aplicación inmediata antes del cultivo, han demostrado tener buenos resultados. El fósforo influye en el ahijamiento y sirve para lograr una densidad de siembra optima (objetivo: tallos con entre 550 y 800 espigas), por lo tanto es un componente muy importante para el rendimiento. En condiciones de cultivo secas y con suelos ligeros, habría que garantizar un aporte de manganeso suficiente durante el ahijamiento. La cebada de primavera es especialmente sensible a estas condiciones. El aporte de cal debe ser óptimo para garantizar una buena estructura del suelo y una reacción de la tierra tan neutra como sea posible, sin efectos de acidificación. Si es posible, antes de sembrar la cebada de primavera en la rotación de cultivos habría que realizar una aplicación de cal.
Cantidades de demanda y de extracción de la cebada de primavera

Elemento

Absorción

Unidad/ Tn. De producción

Extracción

Unidad/ Tn. De producción

Sensibilidad a la deficiencia

N

18

15

Muy sensible

P2O5

7

6.5

Muy sensible

K2O

12

5.5

Muy sensible

MgO

1.6

1.3

Sensible

SO3

3.5

2.9

Sensible

TE

Manganese: 400-500g/ha

La tabla muestra la absorción y extracción por tonelada de producción de granos de cebada de primavera. Por lo tanto, la cebada de primavera requiere principalmente abonos con contenido de nitrógeno, fósforo y potasio. No obstante, el azufre, el magnesio y, especialmente, el manganeso son también importantes para un desarrollo apropiado. Ejemplo: Una producción de granos de cebada de primavera de 6 t/ha absorbe 108 kg de N/ha. Si se absorbe una determinada cantidad de retorno de nitrógeno del suelo (por ejemplo, 30 kg de N/ha), todavía habrá que añadir 80 kg de N/ha a través del abono. A través de las cantidades cosechadas se eliminarían 90 kg de N/ha del campo.
El abonado de la cebada de primavera depende del tipo de uso
La cebada de primavera necesita nutrientes concentrados hasta la emergencia de las espigas. La producción de cebada cervecera está orientada sobre todo a granos bien desarrollados, pero el contenido de proteína debe mantenerse bajo.

Abonado completo de la cebada cervecera antes del cultivo
La cantidad total de nitrógeno que necesita la cebada cervecera de primavera puede añadirse antes del cultivo. Es en la primera fase de crecimiento cuando la necesidad de nutrientes es mayor; de ahí que la división de la dosis solo sea importante si se esperan rendimientos muy elevados. Los abonos de fósforo y potasa se utilizan directamente en el cultivo como abonos NPK, posiblemente como abonado de otoño, o a principios de primavera.

Para preparar el suelo, habría que aplicar cal antes de sembrar la cebada de primavera en otoño o, como muy tarde, en primavera. Como valor orientativo puede tomarse la cantidad de 1000 kg/ha de CaO, preferiblemente en forma de carbonato cálcico para neutralizar tantos ácidos como sea posible.

Parámetros de rendimiento de la cebada de primavera:
• Número de plantas/m²
• Número de tallos con espigas
• Número de granos/espigas
• Peso de mil granos

Para conseguir un buen rendimiento se requiere una combinación equilibrada entre una buena emergencia, un ahijamiento óptimo y unas espigas bien desarrolladas. La emergencia se ve afectada principalmente por un cultivo seco y sin descompactar. Debido al breve periodo vegetativo, el ahijamiento debe producirse rápidamente, por lo que las plantas deben disponer de suficiente fósforo en esta etapa. Para el crecimiento vegetativo y el desarrollo de la espiga se necesita nitrógeno efectivo en forma de nitrato. Las formas de nitrógeno de actuación lenta (urea, abonos de nitrógeno estabilizados con amonio) impiden la gestión flexible de las cosechas.

Primera aplicación

Segunda aplicación

Primera aplicación

Cebada cervecera: una sola dosis de los requisitos de nutrientes totales antes del cultivo La cebada cervecera necesita sus nutrientes concentrados al principio de su desarrollo. De ahí que el abonado antes de la siembra haya demostrado ser eficaz. La cantidad total de nutrientes puede suministrarse en una dosis. La cantidad total de nitrógeno necesario depende de la mineralización del suelo y de la extracción de la cebada, que corresponde aproximadamente a 80 kg de N/ha. Con una aplicación de abono NPK se proporcionan directamente todos los nutrientes principales al principio de la vegetación. En este corto periodo de crecimiento, desde marzo a junio, las posibles carencias de nutrientes provocarán una pérdida considerable de rendimiento. En las fases secas, la aplicación de 2 l/ha de azufre de manganeso o de nitrato de manganeso en forma líquida garantiza el potencial de rendimiento durante el ahijamiento.

Segunda aplicación

Cebada forrajera: dosis de nitrógeno adicional al final del ahijamiento Para logra una cebada pienso bien desarrollada con expectativas de rendimiento especialmente altas, al final del ahijado se necesita un abonado adicional de nitrógeno de acción rápida con 30-40 kg de N/ha. Esta dosis llena las espigas, pero una dosis excesiva eleva el contenido de proteína, precisamente lo que se espera para la cebada pienso. Como norma general: para la cebada forrajera, aplicar 2/3 de la cantidad en la primera dosis y aplicar 1/3 de los nutrientes en la segunda dosis.