Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar
  • Textura del suelo
    Prefiere los suelos medios y pesados
  • Min. Temperatura
    Temperaturas por encima de los 0 °C
  • pH
    Tolera suelos de ligeramente ácidos a alcalinos; pH ideal: 6.2-7.2
  • Precipitaciones
    Al menos 300-500 l/m²
  • Vernalización
    30-60 días a 3-10 °C
  • Densidad de plantas
    Normalmente entre 220-450 granos/m²
  • Profundidad siembra
    2-4cm
Trigo de Invierno

Hoy en día el trigo se produce principalmente para forraje, harina, almidón y producción de bioetanol. Las variedades de trigo se clasifican en diferentes clases en función de las características de calidad. La estrategia de abonado también depende del objetivo de producción que se persigue.         El nitrógeno desempeña un papel muy importante aquí.
El trigo prefiere suelos medios a pesados con un pH neutro. Los suelos ligeros y arenosos tienden a secarse más rápido en primavera. El trigo requiere un suministro de agua adecuado, ya que la sequía conduce rápidamente a pérdidas masivas de producción.

Puntos clave
  • Abono NPK+S en primavera para un crecimiento rápido
  • El abono N+S cuando sale la espiga contribuye al rendimiento y al contenido de proteína
  • Los abonos de nitrógeno basados en nitrato son los más adecuados para la gestión de la cosecha
  • Uso de N-Pilot para un aporte óptimo de nitrógeno
Información general
Información general
Demanda de nutrientes
Demanda de nutrientes
Abonado
Abonado
EL TRIGO DE INVIERNO Y SUS REQUISITOS PARA LA PRODUCCIÓN AGRARIA

El periodo normal de siembra oscila entre principios y finales de octubre, a menudo más tarde. Dependiendo de las condiciones de la zona, de la variedad y de la fecha de siembra, la densidad de siembra es de 250-450 granos por m².  En estas condiciones, incluso con la tasa de ahijamientos esperada, el número deseado de tallos con espiga puede variar de 450-600 por m², teniendo en cuenta los tipos de "variedades de espiga" (más bien bajos) y los tipos de densidad de existencias (más bien altos).
Aunque la raíz puede llegar a una profundidad de 120 cm, el trigo necesita al menos 300-500 mm de precipitaciones al año. El aporte adicional de agua permite rendimientos incluso mayores.


Dependiendo de la variedad, el trigo tiene su temperatura óptima con una suma de calor de 1800-2200 °C, por lo que puede crecer prácticamente en todas las regiones.

El trigo de invierno necesita un aporte de nutrientes equilibrado
Basándose en los cultivos previos, las condiciones de siembra y el aporte del suelo, es útil elaborar un plan de abonado de los principales nutrientes, como el fósforo, el potasio y el magnesio. Es fundamental aplicar la cantidad correcta de nutrientes en función de una estrategia definida y prestar atención al momento de aplicación adecuado. Dependiendo de la producción, el trigo extrae del suelo una cantidad desigual de nutrientes (ver la tabla). La cantidad de nutrientes que queda en el campo después de cosechar se encuentra muy por debajo de la tasa de extracción. Para mantener la fertilidad del suelo, las cantidades de nutrientes eliminadas deben devolverse. Esto puede hacerse con abonos orgánicos o minerales, o mediante una combinación equilibrada de ambos.
Cantidades de extracción del trigo de invierno

Elemento

Absorción

Unidad/ Tn. De producción

Extracción

Unidad/ Tn. De producción

Sensibilidad a la deficiencia

N

30

22

Muy sensible

P2O5

9

8.5

Muy sensible

K2O

15

5

Sensible

MgO

2.5

1.9

Sensible

SO3

8

7

Muy sensible

TE

copper (Cu) (150g/ha in granite soils) and manganese (Mn) (500g/ha in humus soils)

La tabla muestra tanto la absorción de nutrientes por parte de la planta como la extracción por tonelada de cultivo. El trigo es muy sensible a la carencia de nitrógeno; no obstante, el fósforo y el azufre también tienen un papel importante en el abonado del trigo. Ejemplo: El trigo con una producción prevista de 8 t/ha (14 % de proteína cruda) absorbe 240 kg de N/ha. Si se absorbe una determinada cantidad de retorno de nitrógeno del suelo (por ejemplo, 50 kg de N/ha) y una cantidad de nitrógeno adicional procedente de un cultivo previo de leguminosas (por ejemplo, 30 kg de N/ha), se requiere un abonado de 160 kg de N/ha. Con la cosecha, se eliminan 176 kg de N/ha del campo.
El trigo de invierno suele abonarse en 3 o 4 fechas en primavera, dependiendo del objetivo de producción y de proteínas.

Parámetros de rendimiento del trigo de invierno
1. Espigas/m²
2. Granos/espiga
3. Peso del grano (peso de mil granos)

Primera aplicación en primavera

Segunda aplicación en primavera

Tercera y cuarta aplicación

Primera aplicación en primavera

Primera dosis de primavera al principio del ciclo vegetativo La primera dosis o el abonado de primavera es fundamental para un inicio del crecimiento rápido y temprano. Esta dosis es crucial para el ahijamiento e influye en la formación de espigas/m². Sobre todo después del descanso invernal, es importante proporcionar fósforo, potasa y azufre, ya que los nutrientes del suelo todavía no se han movilizado por el frío. Se suelen recomendar 50 unidades S (125 unidades de SO3). Las fórmulas de abono de NPK(S) solubles al agua garantizan el aporte de nutrientes necesario en la parte superior de las raíces para una rápida absorción. Hay que prestar especial atención a la forma de nitrógeno. En estas condiciones, solo el nitrógeno nítrico está fácilmente disponible. La conversión de amonio a nitrato, con temperaturas del suelo de 5 °C, tarda varias semanas. A su vez, esto significa que el nitrógeno aplicado surtirá su efecto demasiado tarde.

Segunda aplicación en primavera

Dosis al principio de la aparición de brotes La segunda dosis se aplica en el periodo que va desde el principio de la aparición de brotes hasta la etapa de 2 nudos del trigo de invierno (EC 30-32). En esta fase tiene lugar el desarrollo de la espiga en el tallo y es una etapa fundamental para la formación de los granos por espiga. Un cultivo más denso debería abonarse un poco más tarde (EC 32). De esa manera, el trigo tendrá tiempo suficiente para reducir los brotes por la falta de nitrógeno. Si el cultivo es muy disperso, cada tallo desarrollará una espiga productiva. Aquí es necesario aplicar una segunda dosis antes (EC 30) para no perder ningún brote. De la etapa EC 31 a la etapa EC 39, el trigo consume elevadas cantidades de nitrógeno cada día (hasta 5 kg de N/ha/día). Por lo tanto, es necesario proporcionar las cantidades de nitrógeno necesarias juntas en la primera y segunda dosis (120-140 kg de N/ha). La densidad del cultivo puede controlarse a su vez con nitrógeno nítrico.

Tercera y cuarta aplicación

Dosis para la emergencia de espigas La tercera y eventualmente cuarta aplicación se hacen cuando la hoja bandera (EC 37) aparece, hasta el comienzo de la emergencia de espigas y de la floración. En estas etapas, el aporte de nitrógeno tiene impacto considerable en el peso del grano y el contenido de proteínas. La tercera aplicación se realiza basándose en el rendimiento — se realizará en la etapa de hoja bandera (EC 37-39). La cuarta aplicación se realizará basándose en la calidad — aquí se aplicará al inicio de la emergencia de la espiga (EC 49-51) o posteriormente en floración. En este caso, no se ve afectado el rendimiento pero si el contenido de proteína. El trigo de calidad se abona en esta etapa. Se deberían utilizar fuentes nitrogenadas en forma nítrica (NAC 27, AN 33.5 ); sin embargo los resultados de los ensayos actuales muestran un mayor contenido de proteina si se utiliza un fertilizante N+S (ASN, NAC + S 24 N + 17SO3, VARIO 23 N + 25SO3) en esta etapa.