Estoy buscando

Fertilizante

Contenidos

Nutrientes

Por

cultivo

Buscar

… a la dosis adecuada

La fertilización tiene como objetivo proporcionar una nutrición óptima a los cultivos en todas las etapas de su ciclo de vida, a fin de alcanzar los objetivos de rendimiento y calidad. La aplicación regular de fertilizantes permite mantener la fertilidad del suelo. La aplicación de la dosis correcta es esencial para lograr un uso eficiente de las unidades de fertilización y, por lo tanto, para una producción económicamente sostenible. No es aconsejable aplicar poco o demasiado fertilizante, ya que podría reducir el rendimiento, comprometer la calidad y afectar negativamente al margen generado por la agricultura. La dosis correcta es un pilar clave de la fertilización integrada, accesible gracias a la gama Borealis L.A.T Nuestras formulaciones son ricas en nutrientes directamente asimilables; cuando se combinan con el uso de nuestras herramientas agrícolas para encontrar la dosis correcta, garantizan la máxima eficiencia agrícola.
Elija la dosis correcta
Elija la dosis correcta
Prevenir la volatilización
Prevenir la volatilización
Método de razonamiento para N & S
Método de razonamiento para N & S
Método de razonamiento para P & K
Método de razonamiento para P & K
NO TODAS LAS FORMAS DE NITRÓGENO SON IGUALES 

La volatilización puede afectar a todos los fertilizantes que contienen una fracción significativa de urea y nitrógeno amoniacal. Por lo tanto, la solución de urea y nitrógeno es altamente sensible a la volatilización del amoniaco. ¡La cantidad de nitrógeno que se escapa al aire se pierde para la nutrición de las plantas!


Los fertilizantes que son ricos en nitrógeno nítrico, como los de Borealis L.A.T, no se volatilizan. Por lo tanto, resultan más efectivos: las unidades aplicadas están disponibles exclusivamente para la planta, ¡sin desperdicio alguno!


La posible pérdida por volatilización de amoniaco es significativa: añada la fuente de EMEP con solución de nitrógeno, el 8 % del nitrógeno aplicado se pierde potencialmente a través de la volatilización de amoniaco con urea, el 12 % del nitrógeno aplicado se pierde potencialmente a través de la volatilización de amoniaco. - La volatilización del amoniaco plantea problemas ambientales (acidificación del aire) y comerciales (efectos adversos sobre la buena nutrición del cultivo y, por lo tanto, sobre el rendimiento). Ese fenómeno explica la diferencia de efectividad agrícola entre fertilizantes.

IMPACTO ECONÓMICO
Hace tiempo se demostró que las pérdidas debidas a la volatilización del amoniaco durante la aplicación de fertilizantes minerales u orgánicos son una de las principales causas de la pérdida de eficacia de los fertilizantes. El nitrógeno volatilizado no contribuye a la nutrición de las plantas y, por lo tanto, conlleva pérdidas de rendimiento que tienen un coste para los agricultores. Dado que es imposible estimar la cantidad de nitrógeno perdido por volatilización, los productores tienden a aplicar dosis excesivas de solución de nitrógeno y urea para compensar su pérdida. Esta práctica sistemática de dosis crecientes conduce a un exceso de fertilización, reduciendo los márgenes y afectando al medio ambiente
UN PROBLEMA MEDIOAMBIENTAL

La reducción de las emisiones de amoniaco es un requisito para proteger el medio ambiente y la salud humana. Una vez depositado, el amoniaco contribuye a la acidificación del suelo, lo que provoca una pérdida de biodiversidad y eutrofización. También está implicado en la formación de polvo, que daña la calidad del aire y tiene un impacto sobre nuestra salud. El 96 % de las emisiones de NH3 en Francia se pueden atribuir a la agricultura, y de estas el 76 % se deben a la gestión del efluente del ganado y el 20 % a la aplicación de fertilizantes minerales.


La selección de fertilizantes con un bajo potencial de volatilización ofrece garantía de eficiencia y dosificación exacta.

COMPRENDER EL FENÓMENO DE LA VOLATILIZACIÓN DEL AMONIACO
La volatilización del amoniaco es el proceso mediante el cual el NH4+  adopta su forma gaseosa NH3 y se libera a la atmósfera. Se produce en la superficie del suelo, a partir de una fuente de nitrógeno amoniacal: fertilizante de urea (urea, solución de nitrógeno) o efluente del ganado.  La pérdida de nitrógeno a través de la volatilización de amoniaco está estrechamente relacionada con las condiciones del suelo (pH, capacidad de intercambio, porosidad, contenido de agua, etc.) y las condiciones climáticas locales (precipitación, temperatura, velocidad del viento, humedad de la atmósfera, etc.). La forma química del fertilizante mineral (rico en nitrógeno ureico y nitrógeno amoniacal) y su forma (líquida o sólida) son parámetros importantes que determinan la volatilización del amoniaco .
ESTÁN IMPLICADOS CUATRO FENÓMENOS FÍSICO-QUÍMICOS

1. Aumento de las existencias de amoniaco en el campo La volatilización depende de la proporción de nitrógeno en el fertilizante, que podría estar presente en forma de amoniaco.

2. Transferencia entre capas del suelo En realidad, las transferencias entre capas del suelo reducen la disponibilidad de nitrógeno amoniacal en la superficie. Así, cualquier factor que mejore la infiltración de nitrógeno reduce la volatilización (por ejemplo, la incorporación de fertilizante en el suelo).

3. Equilibrio físico-químico El equilibrio entre los diferentes tipos (amonio en forma de iones de amoniaco) y las formas (adsorbido, solución, gaseoso) determina la proporción de nitrógeno amoniacal en forma de amoniaco gaseoso. Ese equilibrio se rige por el pH, la temperatura y la capacidad de intercambio catiónico (CIC).

4. Transferencia a la atmósfera La transferencia a la atmósfera depende esencialmente de la velocidad del viento, pero todas las condiciones climáticas y las condiciones de la superficie están implicadas en este mecanismo

El uso integrado de nutrientes tiene en cuenta las particularidades de sus ciclos. El nitrógeno y el azufre, móviles en el suelo en su condición mineral, se integran durante el periodo de un cultivo o parte de su ciclo. Igualmente, la decisión de aplicar oligoelementos depende de los cultivos que se cultivan.
MÉTODO DE RAZONAMIENTO DEL NITRÓGENO
La fertilización adaptada alcanza un equilibrio entre la demanda de nitrógeno del cultivo, por un lado, y el suministro de nitrógeno, por el otro: suministro del suelo, nitrógeno proporcionado a través de fertilizantes minerales y efluentes del ganado. Normalmente, se utiliza la imagen de una balanza. Si el suministro es inferior a la demanda del cultivo, no se alcanzará el rendimiento objetivo y se reducirá el margen bruto para el agricultor.
PRINCIPIO DE RAZONAMIENTO DEL ABONADO
Las necesidades de la planta dependen de la especie, variedad y rendimiento objetivo. Están relacionadas con el nivel de biomasa a alcanzar, que determina el resultado económico del cultivo. El método de cálculo es provisional, justo antes de que el cultivo entre en la fase de absorción intensa (al final del invierno en el caso del trigo) utilizando hipótesis sobre la producción prevista del terreno y la dinámica del suministro de nitrógeno por el suelo. Para que el cálculo sea más relevante, se debe medir el nitrógeno residual (existencias de nitrógeno mineral ya disponibles al final del invierno).
MÉTODO DE RAZONAMIENTO DE AZUFRE
En 25 años, la deposición atmosférica de SO2 de la industria se dividió por seis y continúa disminuyendo. El momento crucial es al final del invierno, cuando el suelo debe suministrar azufre que pueda asimilarse directamente, pero la baja mineralización en febrero/marzo retrasa el suministro de azufre asimilable; lo mismo sucede con el nitrógeno. Además, el azufre es muy móvil en el suelo y es sensible a la lixiviación durante las altas precipitaciones invernales. Una disponibilidad insuficiente de azufre puede provocar una pérdida significativa de rendimiento, por lo que siempre debe aplicarse una cantidad fija al final del invierno. La aplicación de azufre al final del ciclo también tiene un gran efecto sobre la calidad en los cereales, al mejorar la calidad de la proteína.

Con el fósforo y el potasio, la fertilización se integra a largo plazo, en función de la rotación de cultivos. El método para la fertilización de PK se basa en cuatro criterios:


  • Nivel de requisitos del cultivo
  • Contenido de PK en el suelo
  • Historial de fertilización
  • Restitución de restos de cosecha

A continuación, se muestran los niveles de requisitos y las eliminaciones por cultivo.