Evitar pérdidas de nitrógeno

Se puede aumentar la eficiencia en el uso de nitrógeno (NUE) utilizando la combinación adecuada de productos y nutrientes, fertilizando en el momento adecuado y evitando pérdidas de nutrientes. El nitrógeno es un elemento muy móvil y se puede perder por varias vías. Las pérdidas en el aire de denominan volatilizaciones y las pérdidas en los planos horizontes más profundos del suelo y en las aguas subterráneas, lixiviación. Ambas vías causan pérdidas económicas y, además, problemas medioambientales. En las pérdidas de nitrógeno influyen la forma del nitrógeno (nitrato, amonio o urea), así como las propiedades del suelo (pH, textura, temperatura, humedad, capacidad de intercambio catiónico, materia orgánica) y la gestión de la fertilización (momento y dosis).  

Volatilización

La volatilización del amoniaco es el proceso mediante el que el NH4 adopta su forma gaseosa, NH3, y se libera a la atmósfera. Se produce en la superficie del suelo a partir del amoniaco, urea o efluentes de ganado.

La pérdida de nitrógeno a través de la volatilización de amoniaco está estrechamente relacionada con las condiciones del suelo (pH, capacidad de intercambio, porosidad, contenido de agua, etc.) y las condiciones climáticas locales (precipitación, temperatura, velocidad del viento, humedad de la atmósfera, etc.). La composición química del fertilizante mineral (urea y amoniaco) y su forma (líquida o sólida) son parámetros importantes que determinan la volatilización del amoniaco.

Procesos físicos y químicos implicados:

    Cantidad de amoniaco (NH4) en el suelo. Presencia de NH4 en la superficie del suelo. La transferencia de amoniaco a capas más profundas del suelo reduce la volatilización (por ejemplo, incorporación de fertilizante al suelo). Propiedades físicas y químicas del suelo como el pH, la temperatura y la capacidad de intercambio catiónico (CIC). La hidrólisis de la urea aumenta temporalmente el pH del suelo y, por tanto, la volatilización del amoniaco. La transferencia a la atmósfera depende principalmente de la velocidad del viento
Evitar pérdidas de nitrógeno related desktop image Evitar pérdidas de nitrógeno related tablet image Evitar pérdidas de nitrógeno related mobile image
multiple image marker active left arrow inactive left arrow active right arrow inactive right arrow
La forma del nitrógeno es importante

La volatilización puede afectar a todos los fertilizantes que contienen urea y amoniaco. La solución de nitrato amónico de urea (UAN) y urea es muy sensible a la volatilización del amoniaco. Esto se debe a que la hidrólisis de la urea al amonio provoca un aumento temporal del pH del suelo y, por tanto, unas elevadas pérdidas de NH3 incluso en suelos ácidos.  

La volatilización del amoniaco afecta negativamente al medio ambiente y a la eficiencia de los fertilizantes utilizados. Por lo tanto, es importante seleccionar la forma correcta de nitrógeno. Los fertilizantes que contienen nitrato como los de Borealis L.A.T son más eficaces.

Evitar pérdidas de nitrógeno related desktop image Evitar pérdidas de nitrógeno related tablet image Evitar pérdidas de nitrógeno related mobile image
multiple image marker active left arrow inactive left arrow active right arrow inactive right arrow
Lixiviación (momento y dosis)

ESTIMACIÓN DE LOS REQUISITOS DE NITRÓGENO

Los requisitos de nitrógeno de la planta dependen de la especie, variedad y expectativa de rendimiento. La fertilización adaptada logra un equilibrio entre la demanda de nitrógeno del cultivo, por un lado, y el suministro de nitrógeno del suelo, por el otro. La fertilización con nitrógeno es necesaria cuando la oferta del suelo no satisface la demanda del cultivo.  

Para que la nutrición de las plantas sea efectiva, los nutrientes deben estar disponibles cuando la demanda del cultivo es alta. Hacer coincidir la aplicación de fertilizantes con las necesidades de la planta es un factor clave en la mejora de la eficiencia de la fertilización.

Al hacer coincidir la disponibilidad de nitrógeno con las necesidades actuales de la planta y el suministro real de nutrientes del suelo, se maximiza el rendimiento, se minimiza el impacto ambiental y se optimizan los beneficios. Las aplicaciones divididas de nitrógeno son la mejor práctica agrícola en la mayoría de las condiciones. Borealis L.A.T ofrece fertilizantes con una liberación predecible de nitrógeno disponible para la planta, lo que facilita un uso eficiente. Además, Borealis L.A.T desarrolló y distribuye la herramienta de gestión de nitrógeno N-Pilot® que ayuda a los agricultores a evaluar la demanda de nitrógeno de los cultivos para ajustar la fertilización correspondientemente. Los fertilizantes a base de nitrato y la herramienta N-Pilot® son nuestras soluciones para garantizar su éxito.

Momento y dosis

Se requiere la aplicación de fertilizantes durante la temporada de cultivo con una alta absorción de nutrientes para facilitar un uso eficiente de nutrientes. Para reducir la fijación del fosfato, la lixiviación del nitrógeno, azufre y potasio, es crucial que los nutrientes se apliquen justo cuando se necesitan.

Después de un largo invierno frío y húmedo, la disponibilidad de nutrientes en el suelo es baja, mientras que las necesidades de los cultivos son elevadas. La fertilización es crucial, porque el suelo solo puede proporcionar una cantidad limitada de nutrientes cuando la mineralización de la materia orgánica es lenta a bajas temperaturas.  

Durante el alargamiento del tallo, el trigo absorbe 1 kg de P2O5 por hectárea al día y más de 1,5 kg de N por hectárea al día. La fertilización NPK al inicio del período de crecimiento permite un rápido desarrollo vegetativo, para garantizar rendimiento y calidad

Aplicar la dosis correcta es esencial para ser eficiente.

Nuestras herramientas de servicio digitales le ayudarán a calcular la dosis correcta, maximizando su eficiencia económica.

    NutriGuide® calcula la demanda de nutrientes de los cultivos e identifica los productos fertilizantes más adecuados. NutriGuide® también puede utilizarse para encontrar los mejores productos para toda una rotación de cultivos y equilibra la fertilización con fósforo y potasio con la absorción de los rendimientos.  N-Pilot® evalúa el requisito real de fertilización con nitrógeno en función de la absorción del nitrógeno en el campo. Tal evaluación en el campo ajusta la fertilización N a las necesidades reales.  

Una aplicación integrada y optimizada de nutrientes considera los nutrientes del suelo, la materia orgánica, la fijación biológica de nitrógeno y los residuos de los cultivos.